miércoles, 24 de octubre de 2012

La cueva de huesos

Añadir leyenda



 PUEDES ESCUCHAR EN

          www.ivoox.com

El PROGRAMA DE RADIO:

LA EXPERIENCIA DE VIVIR"






Entra y escarba en la cueva, recoge un hueso de la tierra y recorre con tus pasos el camino… y mientras andas, de algún modo tú y yo nos ayudaremos a vivir, y en algún lugar nos ayudaremos tú,  y yo a morir
Abre tu imaginación, visualiza una cueva… de huesos…que llevan tiempo sin desenterrar… entra en ti para reconocer, aceptar que estamos hecho de sombras y luz.
¡¡¡ Vamos a mirar adentro!!! Y a desenterrar el hueso de yo soy yo, quién  soy.
El hueso del autoconcepto.
Es decir, lo que creemos que somos, la autoimagen que tienes de ti mismo o de ti misma  =cúal es tu autoconcepto, tambien vamos a mirar la imagen que te reflejan los otros,  la que los otros creen que somos y asimismo, quienes  somos realmente =

"AUTOCONCEPTO, esa imagen que nos hacemos de nosotros mismo/ misma ¿De qué depende? esta formado por   necesidades y carencias, valores y el sentido que hayas dado a la existencia; está muy  relacionado con la  autoestima que tengas, con el amor que siente por ti, cómo te cuidas, cómo valoras al otro, vamos a deseentrañar estos conceptos: Autoconcepto y autoestima
Comenzemos preguntandonos, ¿Qué concepto  tenemos de nosotros mismos?. Observa, escucha el lenguaje de tus propios pensamientos  lo  que te dices, si piensas que eres torpe,  mira como te tropiezas con  actividades negativas. Generalmente cumplimos con nuestra porpia profecia conciente o inconcientemernte  de la imagen que hemos forjado. Observa, cuando dices, ellos valen menos,  en ambos casos te tropiezas con tus limitaciones y pensamientos negativos, ya sea por que piensas que tu no te mereces una vida de amor o haces un juicio de valor sobre tus cualidades personales. O haces otro juicio de valor sobre las cualidades del otro, o de los demás.  implicando un sentimiento de lo agradable o desagradable que percibimos en nosotros y como sentimos lo que nos dice los otros. Si no estamos atentos o atentas, el autoconepto que tenemos en tan solo una repeticion de nuestras experiencias pasadas, creencias y persiste sobre lo convencido que estas sobre la forma o la imagen creer que tienes.

Entonces, ese concepto negativo  se interpone entre tu YO verdadero y los personajes que utilizas para satisfacer  tus necesidades. Por ejemplo si necesitas afecto, huyes de él, si necesitas acabar un proyecto lo dejas sin finalizar, si necesitas cerrar un ciclo de tu vida  encuentras excusas para no concluir… si necesitas un Yo con valor para asumir responsabilidades, te enfermas, o simula una enfermedad como mecanismo de defensa y te justificas por esto o por aquello.
La energía sigue al pensamiento y a tus emociones.

 Los factores que determinan el autoconcepto son los siguientes:

Cierto no es sencillo, ni para ti, ni para mi,  ni lo fue para tantos maestro y sabios espirituales que buscaban trascender hacia un estado de paz y amor.
Sin embargo,  La actitud o motivación en mejorarnos como personas humanas es prioritario para no dejarnos llevar simplemente por la inercia o la ansiedad. o por una imagen de nosotros mismo que nos lleve a la destrucción

Observa y pregúntate cómo  aceptas tu imagen y  aptitudes:  tus  capacidades que posee para realizar algo adecuadamente (inteligencia, razonamiento, habilidades, etc.). o  el cuerpo que tiene,  te aceptas o te rechazas. Observa si esa imagen tuya está  influenciada por las relaciones sociales, las modas, los que los otros piensan de ti, o te dejas llevar por tus complejos o sentimientos negativos hacia contigo mismos.

también es necesario escuchar al universo, el feebeach que te dan los demás,  en dónde colocas la valoración externa: es decir, la consideración o apreciación que hacen las demás personas sobre ti. Esos refuerzos sociales, halagos, contacto físico, expresiones gestuales, reconocimiento social, etc. Todo ello, es un reflejo de nosotros mismos y nos ayuda a entender cómo piensas de ti mismo y autoconocerte.
siempre teniendo en cuesta"Yo soy Yo y Tu eres Tu, y…me alegro que Tu, también existas"

¿Quien soy?
La profundización de estas preguntas casi siempre nos lleva de lleno al núcleo central del autoconcepto.
La autoestima es el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos nosotros, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran nuestra personalidad, y nuestro Yo.
Observa si te  permites  quererte, valorarte, respetarte, el autoconepto es movil, cambiante es algo que se construye o reconstruye por dentro.  Y aunque hay que tener en cuenta, el ambiente familiar, social y educativo en el que el que crecimos y los estímulos que este nos brindaron. No es menos cierto, que podemos con lo que nos da la vida para aprender y construir maravillas en nosotros, y observar cuál es el regalo que no da los demás, pues bien dice las Sagradas Escrituras, lo haces a tu hermano me lo hace a mí.
Observa cómo te sientes ahora, y escucha, para  mejorar en el concepto que tienes de ti, requieres de un cambio y una enorme aceptacion de tu crecimiento
El autoconcepto que tengas de ti mismo/a favorece  o dificulta el sentido de la propia identidad, constituye un marco de referencia desde el que interpretar la realidad externa y las propias experiencias, influye en el rendimiento, condiciona  la motivación del día a día, el despertar, eso que decimos vamos a seguir adelante y así, contribuyes a la salud y al equilibrio psíquico.
El autoconcepto  se construye, a medida que crecemos, pues cuando un recién nacido llega a este mundo no tiene una imagen de si, esta se irá construyendo con el paso del tiempo y en una delicada interrelación con las figuras significativas de su vida.
Como decíamos, en  principio no hay imagen de si mismo esta se construye, y los padres son los espejos en donde el niño se mira y se ve a si mismo, es decir que los padres le devuelven al niño una imagen, y es esa imagen puede quedar sujeto y reptitivos para el resto de su vida.
 Muchas veces los padres actúan de diferentes maneras, que pueden ser perjudiciales para el niño dejándole marcas difíciles y un continuo dolor oculto que influirá en el desarrollo de su vida. Pero también están los padres que  valoran y reconocen sus logros y sus esfuerzos y contribuyen a afianzar la confianza en si mismo. asimismo tenemos puedes considerar tu capacidad para modificar, para vaciarse de lo preformado por nuestros, padres, profesores, adultos de nuestra infancia y formar el propio

Nos desenvolvemos en una sociedad que cada vez valora mas y se fascina por la imagen superficial y material del logro, no es de extrañar que las metas puestas en el yo falso y autodeterminado ocacionan dificultades, para cambiar lo que arrastras desde los primeros años de tu vida, generandote conflictos, por ej. tus propias adiciones, o montando follones o los juicios que generan para destruir otras opiniones diferentes, o negar la existencia del otro.
Como dijimos la autoestima es el concepto aprendido que contiene, uno, el amor que siente por ti, el propio amor, el amor para si mismo, el poder interior, es el amor que nos tenemos a nosotros mismos, que es diferente del amor propio (despreciar a los demás para ser Yo)
dos, el espacio que te das a ti mismo/a para estar contigo,  crear, expresar tus potencialidades, y tambien, significa que puedas expresar tus opiniones de manera libre, sin imponer o montar un pitoste o un follón, porque hay gente que para expresar su valía montan en grito. tres, EL espacio de libertad. Para vivir con autonomía: trabajar, leer, comer, opinar. cuatro, la capacidad que tienes, para  poner límites, límites a la invasión, a las intrusiones o deseos del otro, de los de demás.
 Para favorecer tu autoconcepto procuras enfocarte hacia tus cualidades, hacia la comprensión y la sabiduría dejando a un lado lo que se interpone entre tu Yo verdadero y tus proyectos, o el proposito de tu corazón, hacia tu enfoque… escúchate y autoapóyate con pensamientos positivos, amorosos que logren sentirte satisfecho y en armonía con el universo de cuantos te rodea.
 Buena Suerte

martes, 14 de agosto de 2012

Programa de TV " La experiencia de vivir".

EXPRESARNOS CON ASERTIVIDAD

CHARLA- TALLER
EXPRESARNOS CON ASERTIVIDAD
(16 de agosto 2012)

Charla

Cómo es que nos cuesta tanto expresarnos bien, o  expresarnos con facilidad, sin agredir, sin retorcimientos o manipulacionespor qué nos cuesta tanto, expresarnos con afecto y con sencillez. Al mismo tiempo, como es que, nos cuesta tanto  escuchar al otro, oír sin agresión o retorcimiento...como son las etiquetas que ponemos al otro, las críticas innecesarias, los desprestigios o calumnias.
Cuando somos pequeños, en nuestra infancia, aprendimos una manera de solicitar atención, amor, cariño, alimentos, abrazos, miradas cariñosas y también, aprendimos un modo de evitar o rehuir, negar, agredir para satisfacer nuestras necesidades de crecimiento físico, emocional, mental y espiritual.
Sin embargo, es el modo en que recibimos, las atenciones necesarias  de nuestros padres y cuidadores (el cariño, los alimentos, el afecto o el castigo). En cómo nos lo daban o  expresaban quedamos condicionados, quedamos dependiendo de ellos, y formando apegos:
 Quizás nos atendieron, algunas veces, de una forma fluctuante, imprevisible o por el contrario, de una forma absorbente y sobreprotectora, por un lado nos devolvieron  inseguridad, frustración y por otro, con la sobreprotección creamos ansiedad, exigencias, temores y desde ese lugar,  nos expresamos, nos comunicamos y por muy importante que sea el mensaje que queremos  expresar(sentimientos, ideas,) queda dependiendo de  nuestro apegos, de nuestros condicionamientos o como nos atendieron, de ese modo establecemos relaciones con otras personas: dentro y fuera del entorno familiar.
Nuestro mundo emocional es muy rico, pero frecuentemente nos mostramos muy volubles, con fuertes altibajos, en el estado de ánimo, en nuestras reacciones emocionales e incluso podemos llegar a la exageración de nuestras emociones con tal de ser atendidos como necesitamos.
También puede ocurrir que de niño/niña experimentamos la incongruencia de nuestros  cuidadores, decían una cosa y hacían otra, quizás, ahora,  tu comunicación, tus relaciones,  sentimientos, pensamientos y conductas estén condicionados por el temor, la desconfianza (me quieres o no, seguro que a otras  le dices lo mismo,  no le doy un beso, como no demuestre muy mucho que me quiere) la sospecha (esta me  dice que esta de compra y se entiende con otro) y la inseguridad. (No se que hacer en esta situación, que hubiera hecho mi padre/madre, en este trabajo no voy a encajar y tantos pensamientos Soy un desastre No puedo soportarlo Me siento desbordado Todo va a salir mal    No puedo controlar esta situación Lo hace a propósito

Entonces, ¿quién  se comunica?, es el ansioso, el receloso, el agresivo o rabioso, el miedoso o evitativo o tímido. Con estos condicionamientos, estas emociones creamos una autoimagen, o un autoconcepto un YO SOY, bastante insatisfecho o castigador, o nunca nos parece que tengamos suficiente.

Asimismo, es a través,  de nuestras experiencias y vivencias internas y externas. De cómo asimilábamos la atención, el cariño recibido, o  la no atención, ni cariño, es como  configuramos la imagen que tenemos de nuestro yo que se expresa, haciendo uso de los condicionamientos que automatizamos.
Así, comienza expresiones de dualidad yo soy así, tu eres asao. Surgen  las dificultades y conflictos internos, por un lado: Lo que creemos ser. Y por otro: Lo que deseamos ser. Muchas personas viven en el autoengaño de quienes son: mienten, confunden, exigen a otros, lo que no hacen y engañan con la imagen de: que bueno soy, mira lo que hago
 No nos ponemos de acuerdo  entre la percepción interna de quien somos y las dificultades para expresar lo que sentimos, lo que pensamos, lo que queremos y al poco tiempo nos damos cuenta que hemos metido la pata.  Nuestra personalidad y nuestras relaciones quedan muy mermadas,... quedan a flor de piel las carencias de nuestro ser, aun más, nuestra comunicación, también refleja   en como los demás, los otros, nos ven; casi siempre, muchas veces ven en nosotros   El  reflejo de ellos mismos.

un día te encuentras por la calle a alguien que hace 15 años te dijo que tu añádale eso y cuando ves a esa persona, salta el automático, y  nos olvidamos de quienes somos ahora, pues hemos cambiado en tantos años, pero el condicionamiento actúa antes, si no estas conciente de tus cambios.
Y entonces, cómo nos expresamos, cómo nos comunicamos, desde que lugar: reflejándonos en el otro  nuestras carencias para que nos haga caso, nos escuche, haciendo ruido, gritando o con violencia para que nos atiendan o enfermándonos porque tenemos la creencia de que así no nos dejan solos/solas, o evitando expresarnos.

Y nos expresamos de forma pasiva, agresiva o manipulativas y muy pocos se comunican de forma asertiva,  ¿qué significa?: expresarnos con asertividad.
"Expresarnos con asertividad, ser  asertivos e inteligente significa:

“Afirmar positivamente, con seguridad y con sencillez y fuerza"  lo que  sientes, piensas y quieres,  es  una  actitud, es el arte de relacionarnos y comunicarnos con los otros de corazón a CORAZÓN.
Desde un autoconcepto o contacto positivo en comunicación con el yo verdadero de nosotros mismos, desde la humildad, creando un buen concepto de quienes somos. Cuando nos comunicamos desde la asertividad es más fácil expresarnos con certeza y, expresar con facilidad situaciones difíciles.
No necesitamos manipular, ni juegos psicológicos como: ser víctima,  manipulador o agresor, o depredador; para salir de este juego,  necesitamos, hemos de relacionarnos o expresarnos sin agresión (una agresión es mentir, pelear, insultar, dar portazo, negar explicaciones al otro) para   expresarnos y relacionarnos como amantes.
Desde el yo siento, en consideración con las vivencias del otro.

Dinámica de pareja expresar un hecho una historia  de víctima.
Y reestructúralas como relación asertiva o contacto positivo. Yo siento.

Relajate, mientras… y recita este poema

"Quiero amarte sin aferrarme
apreciarte sin juzgarte,
unirme a ti sin invadirte,
invitarte sin exigirte,
dejarte sin sentirme culpable,
criticarte sin hacer que te sientas culpable
y ayudarte sin ofenderte
Si puedo obtener de ti el mismo trato,
podremos conocernos verdaderamente
y enriquecernos mutuamente."

Virginia Satir



BUENA SUERTE

viernes, 11 de mayo de 2012

La mente egóica. Salir de ella es afianzar el Camino Medio, que sabe mantener la calma en la impermanencia de todo lo que existe.

Una de las más grandes barreras que impide el crecimiento psico-espiritual es el apego de la mente emocional al sufrimiento. Muchas personas continúan aferrándose a la percepción de que la vida es dolorosa, el amor es penoso, que el proceso de vivir debe ser difícil.
Por ejemplo, cuando tratamos de hacernos la víctima, depresiva, “de buena” o tenemos un comportamiento retorcido para lograr cualquier cosa, a veces atención, muestra de poder, compañía, un proyecto.
A veces, negamos el hecho de que actuamos desde la esa posición egóica, es decir, desde el "yo" que se halla tan identificado a sí mismo, y queda atrapado en su "identidad egóica".
No es solución para los problemas de nuestra mente egóica,  negar su existencia  y encerrarse en un vacío existencial, como si nosotros, las cosas o los seres no existieran.
Cuantas veces vivimos como zombi, funcionando desde la mente egóica, la persona actúa como si fuese ciega y sorda, no escucha lo que debe de escuchar, no ve lo que debiera ver y hasta su mente se nubla porque no comprende lo que necesita comprender, entonces, la mente  actúa bajo la consigna  reactiva, en base a impulsos instintivos o  actúa con su mente egóica, haciendo uso del contenido aberrativo de su banco de engramas.Pero los cuadros de imagen mental que contienen dolor físico y emoción dolorosa están grabados en la mente reactiva, en el automático de nuestro yo. Ningún ser humano nos encontramos libre de ello.
El  rol  de  los  engramas   es  hacer   de  la  persona   un  ser totalmente autómata,  incapaz de analizar algo. Es el impulso instintivo el que  lleva el timón.
El común denominador en todos estos ejemplos es la presencia de la mente egóica y el apego de la emoción sostenida o asociada a nuestras experiencias. 
Asimismo, el daño ecológico mundial, la ausencia de solidaridad y voluntad política para solventar el problema de la pobreza, la ambiciones de poder, la falta de consenso para aliviar y tantos eventos más. Parte de este problema de crisis interpersonal se debe a la mente egóica, esa forma de pensar donde sólo prevalece el uno mismo. 
El ego individual es una unidad maravillosa, y no es más que un insignificante fragmento de la realidad total, como afirma el estudio de Maslow  existen personas sumamente desarrolladas y evolucionadas, los grandes sabios y místicos del planeta.
Necesitamos “des-aprender” los hábitos que impulsan   su funcionamiento  de repetir el daño que provoca la mente que evoca el pasado.


La prisión del odio
Una historia 

Dos hombres habían compartido injusta prisión durante largo tiempo en donde recibieron todo tipo de maltratos y humillaciones.
 Una vez libres, volvieron a verse años después.
Uno de ellos preguntó al otro:
-¿Alguna vez te acuerdas de los carceleros?
-No, gracias a Dios ya lo olvidé todo -contestó-. ¿y tú?
-Yo continúo odiándolos con ...

Cuando nos encauzamos hacia la otra orilla de nuestros pensamientos egóicos inconscientes que están en algún lugar de nuestra mente, a los que hay que rendirse, no resistirse porque en el “cuerpo a cuerpo” llevamos las de perder, debido a que el pensamiento inconsciente es sumamente adherente y pegajoso.  Son automáticos en su reacción, provienen de la construcción de medio externo,  exteriores a nosotros, porque, la esencia de nuestra mente profunda es Consciencia,
 no lástima, ni se lastima, sino que tiene la capacidad para disponer la vida y el entorno de forma que ésta pueda disfrutarlo con los ritmos de tus necesidades, la capacidad de compasión para de nuestros semejantes, la capacidad para ver los verdaderos factores, ver al otro en una situación, pensar un poco en los demás, desarticula poco a poco la mente egóica, si nos convenciéramos que al ayudar a los demás nos ayudamos a nosotros mismos y al planeta, entonces empezaríamos a corregir los múltiples errores debido a nuestro comportamiento impulsivo egóico.
 Y cómo no, la capacidad para aceptar y asumir responsabilidad de los creado y capacidad  de aprender otra percepción de la realidad mediante la meditación.
Buena Suerte